A través de la música se busca acompañar los intereses de los niños y formarlos en lo que implica la comunidad, el trabajo en equipo y compartido. Se trata de un espacio de prevención y contención a través de la formación musical que funciona en la Capilla Jesús Carpintero de Barrio Angelelli II.