Es otro de los espacios residenciales que acompañan a los varones en su proceso de recuperación y reinserción a la vida en comunidad. En esta casa, que funciona en la sede Parroquial, se recibe y acompaña a los varones que van haciendo un proceso desde la Granja residencial Virgen de Guadalupe y empiezan a desarrollar un proyecto de vida al que todavía se debe acompañar en su cotidianeidad.

Se trata de una “casa amigable”, donde se deben cumplir reglas y normas, pero a su vez pueden hacer salidas y generan instancias de relación con la comunidad parroquial, participando en las actividades del SUM y del Centro Barrial. Al vivir de lunes a viernes en la casa, se cubren todas las necesidades básicas de los chicos.